Carmen Hernández continúa con la política de diálogo con los vecinos en su visita a Montaña Las Huesas

10/09/2014    




las-huesasLa candidata de Nueva Canarias a la Alcaldía de Telde deja claro que “no va a prometer nada que no pueda cumplir”

Hace más de un año que Nueva Canarias Telde puso en marcha la política de diálogo directo con los ciudadanos y desde entonces su presidenta, Carmen Hernández, ha visitado numerosos barrios, donde se ha reunido con asociaciones, con empresarios y vecinos en general, para conocer de primera mano sus inquietudes y escuchar y tomar nota de sus demandas. De ahí han salido multitud de iniciativas en forma de mociones o escritos oficiales, con los que Nueva Canarias ha intentado siempre forzar al Gobierno a tomar nota de las necesidades de los barrios, los cuales, sin embargo, han padecido la desidia del equipo de Mari Carmen Castellano durante los últimos tres años.

En el marco de esta política, Hernández realizó el pasado viernes la primera visita no sólo como presidenta sino en calidad de candidata del partido, y fue a Montaña de Las Huesas, donde trató de ser muy clara a la hora de explicar a los vecinos que no va a prometer nada que no se pueda hacer -en el caso de que le otorguen su confianza y llegue a la Alcaldía- pues, según explicó, todos los teldenses deben tomar conciencia de la situación del Ayuntamiento. No obstante, añadió la candidata, su objetivo es que sean ellos quienes establezcan las prioridades y decidan qué necesidades creen que hay que cubrir primero.

También dejó claro que uno de los ejes fundamentales de ese posible futuro Gobierno sería recuperar la identidad de los barrios, así como el equilibrio entre ellos, de modo que toda la ciudadanía disponga de los mismos servicios y oportunidades.

Concretamente en Montaña de las Huesas, que Hernández recorrió acompañada de la presidenta de la asociación de vecinos, éstos plantearon como prioridad iluminar el tramo de desviación de la GC-1, muy utilizado por peatones y personas que acuden a hacer deporte, y que carece de alumbrado, con el riesgo que conlleva.

En relación a la red viaria, también reclamaron la habilitación de una acera en la curva de la calle San Bartolomé –donde se encuentra la antigua fábrica de bloques- y por donde también transitan muchos peatones a pesar de que no existe ni siquiera arcén, lo cual supone un peligro evidente.

Las personas mayores también se dirigieron a la candidata para quejarse por la falta de un espacio a la sombra donde poder convivir y hacer vida social, ya que el barrio carece de centro para estos fines, y en el solar privado donde se reunían hasta ahora ya no pueden hacerlo.

En el ámbito de parques y jardines, exigieron el cuidado de la arboleda situada en la calle Asia, aunque hay que subrayar que en general, todos los que se acercaron a conversar con la presidenta  y candidata de NC, le trasladaron un sentimiento de abandono generalizado por parte del Ayuntamiento, lo que no viene sino a reforzar la crítica que NC lleva lanzando contra el Gobierno durante todo el mandato, junto a la exigencia de que deje de dar la espalda a los barrios y se ocupe de ciertas cuestiones de mantenimiento que en muchos casos eran más cuestión de voluntad política que de presupuesto.